¿POR QUÉ DEBES USAR PROTECCIÓN SOLAR?

Sombrilla blanca

Hace unos días dediqué un post en el Blog Música de Boda a la protección solar y, evidentemente tenía que hablar de ello en mi propio blog, pero en esta ocasión, he encontrado un video por la red que cuando mi dueña lo vio, se quedó muda cual Belinda. Os preguntaréis por qué. Pues por que ha sido la primera vez en la que ha sido consciente del daño que he sufrido durante el tiempo en el que no me protegía debidamente. Así que lo que voy a hacer en esta ocasión es poner en primer lugar el enlace para que antes de que leáis lo que os tengo que contar, lo veáis con vuestros propios ojos.

Pinchad aquí y observar

¿Cómo se os ha quedado el cuerpo?. Mi dueña se quedó alucinada, flipada, impactada….. y todos los “ada” que signifiquen asombro.

Si lo habéis mirado bien, cuando se me observa con una cámara ultravioleta, el aspecto que tengo en los niños, es el de una piel que todavía no ha sufrido tanta agresión y donde las manchas, pecas, lo melanocitos… no se aprecian como en la de los adultos, que aunque a simple vista no se vean, cuando se les hace esa “radiografía” se ve que están ahí.

Aunque es verdad que hoy en día ya os estáis concienciando más del daño que hace el exponerme al sol sin ningún tipo de protección, todavía me encuentro con personas que no se lo toman muy en serio. Espero que después de haber visualizado este video se lo empiecen a plantear y me protejan a diario, porque en nuestro estupendo país, el Sol sale todos los días, por lo que “lo tomo” aunque no seáis conscientes de ello: cuando paseáis, vais a comprar, al médico, al trabajo, conduciendo, al colegio con los niños…, el astro rey me baña con sus rayos incluso cuando el día está nublado. Así que lo bueno y lo malo que el sol ofrece, diariamente yo, lo absorbo.

Más del 90% de las quemaduras provocadas por el sol se producen en los primeros 20 años de vida, y, según investigaciones realizadas en EEUU, se llegó a la conclusión de que con cinco o más quemaduras solares severas entre los 15 y 20 primeros años de edad, era suficiente para aumentar el riesgo de melanoma en un 80% y en un 68% para el carcinoma en los años posteriores y, por ello,  se tendrá un mayor riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer de piel.  ¡¡Atención!! El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común, pero afortunadamente, también se puede prevenir fácilmente usando diariamente filtros solares.

La luz del sol contiene rayos ultravioletas A y B que son dañinos:

  • Los rayos ultravioletas B están normalmente relacionados con las quemaduras solares
  • Los rayos ultravioletas A son menos intensos pero penetran más en la piel y pueden causar arrugas, manchas y envejecimiento prematuro (lo que se veía en el vídeo).

daño en piel

Los FILTROS SOLARES absorben, reflejan o dispersan la luz de estos rayos ultravioletas formando una “pantalla” antes de que me penetren (recordad el video). No todos los protectores solares son iguales. Un buen filtro solar debe ser de “amplio espectro”, es decir, debe contener ingredientes que me protejan contra ambos rayos ultravioletas, los A y los B.

Teniendo todo esto en cuenta os daré una serie de RECOMENDACIONES y de SUGERENCIAS para que este verano (y durante todo el año) me protejáis debidamente:

• El ÍNDICE DEL FOTOPROTECTOR. Debe aparece con las siglas FPS (Factor de Protección Solar) o SPF (Sun Protecting Factor)  más el índice correspondiente. Este número a lo que se refiere es la cantidad de tiempo en la que puedes estar expuesto al sol sin tener que volver a embadurnarme con la crema solar. Existe una directiva europea que dice que los fotoprotectores con un índice mayor de 50 no se deben promocionar. Deben poner 50+ y es porque la diferencia entre un 70 y un 100 es mínima. Es más publicidad que protección. Os dejo este gráfico para que lo comprobéis.

Curva-Fotoprotectores

PANTALLA TOTAL. La obtendrás siempre que te resguardes bajo un techo o detrás de una pared. ¡Es mentira! y no se debe utilizar esa frase por resultar engañosa. Si quieres proteger una cicatriz para que no te quede marca, por ejemplo, ¡¡tápatela!!, esa será la mejor pantalla total. Está prohibido poner este tipo de mensaje en los envases así que ¡¡¡cuidadito!!!

CADUCIDAD. Sí, los cosméticos (y los solares lo son) también caducan y tenéis que fijaos para saber la duración que tienen una vez abiertos (suelen ser 12 meses). Por eso hay que tener cuidado con utilizar los que os sobraron del año anterior porque la protección quizás no esté garantizada. Una buena idea sería apuntar en el propio envase la fecha de apertura para calcular el tiempo que lleva abierto el que tenéis guardado en casa ¡¡¡para esto también sirven las matemáticas!!!.

¡Ah! y cada vez que utilicéis el protector, a la bolsa y bajo la sombrilla, detrás de una silla, es decir, procurad mantenerlo lejos del Sol, pues el factor se puede estropear y no servirá de nada. El envase siempre a la sombra.

CUÁNDO PONERSE EL PROTECTOR. Entre 20 y 30 minutos antes de exponerme al sol y renovarla nada más llegar a la playa o piscina para garantizar que obtenéis una mezcla uniforme en toda mi superficie. Por cierto, no olvidéis zonas como las orejas, los empeines, la parte de atrás de las rodillas, las manos y hasta el cuero cabelludo….(¡¡no os podéis hacer una idea de lo que pica la cabeza cuando me quemo!! Le pasó a mi dueña en su luna de miel, ay, ay, ay)… Y sed generosos, no seáis tacaños.

Por supuesto, aunque me la eches antes de ir a tomar el sol y no hayas sido roñoso, hay que renovarla mínimo, mínimo cada dos horas. Eso siempre que estés tomando el sol de pie, sin mojarte, sin sudar… algo que me parece prácticamente imposible (aunque quizás Julio Iglesias pueda hacernos una demostración). Quiero decir, que si te bañas, te tumbas en una toalla, te secas con ella, sudas… esas dos horas me parecen escasas y si además la textura de tu crema es más ligera deberías hacerlo todavía con más frecuencia (son más resistentes las que tienen textura más espesa y que cuesta un poco más extender, las que cuando sales del agua reaparece en forma de manchones blancos). Aunque lo de resistentes al agua es verdad, es recomendable que después de bañarse y secarse se vuelva a renovar.

LA HORA DE EXPOSICIÓN es importante pues no es lo mismo el sol de 12 a 17 horas que el sol de primera hora de la mañana o el de última de hora de la tarde. Se debería evitar esa franja horaria y si no se puede, tomar muchas más precauciones, renovando más a menudo la crema, usando sombreros, sombrillas…..

NUNCA EXPONER A BEBÉS MENORES DE 6 MESES porque a esa edad soy todavía inmadura y las cremas no son adecuadas para ellos. Eso sí, a partir de esa edad, protección a más no poder. Os recuerdo que las quemaduras en los primeros 20 años de vida, tienen mayor probabilidad de desarrollar melanoma.

Resumiendo, y para que cuando compréis vuestro protector en una farmacia, supermercado, parafarmacia, droguería o a una consultora de belleza como yo, lo que tenéis que tener en cuenta es que en el envase aparezca lo siguiente:

– «Amplio Espectro» y «SPF 15» (o mayor, hasta 50+). Sería recomendable que estas cifras fueran acompañadas de unas descripciones similares a “protección baja/media/alta/muy alta” según correspondiera a la intensidad de la protección.

– Que aparezcan las letras CE, que significa que el protector ha pasado los controles de la Unión Europea. “Si el producto no tiene esa marca, no es seguro que esté hecho en una fábrica que cumpla las expectativas mínimas exigidas” (según la Academia Española de Dermatología)

– El símbolo de la cajita abierta con un número dentro que corresponde a los meses de duración (en meses) del producto una vez abierto

– El símbolo de protección contra los rayos UVA

caducidad

SigleUVA

Además la Unión Europea establece que es conveniente que en los envases aparezcan los siguientes mensajes y consejos:

• La exposición excesiva al sol es un peligro importante para la salud.
• No permanezca mucho rato al sol, aunque emplee un producto de protección solar.
• Mantenga a los bebés y niños pequeños fuera de la luz solar directa.
• Aplíquese la crema antes de la exposición al sol.
• Para mantener la protección, repita con frecuencia la aplicación del producto, especialmente tras transpirar, bañarse o secarse.

Y si, además de todo esto, el protector solar que uséis es hipoalergénico, no comedogénico (que no tape los poros), antienvejecimiento… estariáis usando un producto de alta cosmética que os ofrecería más beneficios y no solamente la protección.   Y tú qué prefieres para tu piel, ¿protección? o ¿protección y cuidado?

Anuncios

3 comentarios en “¿POR QUÉ DEBES USAR PROTECCIÓN SOLAR?

  1. Pingback: ACNÉ: 4 CONSEJOS PARA COMBATIRLO | El rincón de Mer

¿Qué te ha parecido el post? Me encataría que me dejaras tu comentario. Muchas gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s